Ciencia y Tecnología

El valle de los Mastodontes

El Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), a través del Departamento de Investigaciones Antropológicas del Museo Nacional de Nicaragua, tras recibir información de parte de la Policía Nacional y pobladores de la comunidad de Puerto Díaz, Chontales, sobre el hallazgo de  grandes huesos en unas excavaciones que se realizaban para la construcción de pilas para saneamiento […]

Mastodonte
Mastodonte Americano |

Redacción Central |

El Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), a través del Departamento de Investigaciones Antropológicas del Museo Nacional de Nicaragua, tras recibir información de parte de la Policía Nacional y pobladores de la comunidad de Puerto Díaz, Chontales, sobre el hallazgo de  grandes huesos en unas excavaciones que se realizaban para la construcción de pilas para saneamiento de agua potable, inició el rescate y registro del sitio ya que existían suficientes evidencias para considerarlo como un depósito paleontológico de mucha importancia para el  estudio de la mega fauna extinta de nuestra historia.

El científico nicaraguense, merecedor del premio por la conservación del Patrimonio Natural  de la prestigiosa revista National Geographic, doctor Jaime Incer Barquero, indicó que la osamenta encontrada en dicho sector, corresponde a un mastodonte, que es un proboscideo emparentado con el mamut.

“La mandíbula del espécimen encontrado, corresponde a un individuo viejo a juzgar por el desgaste de sus molares delanteros”, dijo el doctor Incer Barquero y agregó que el mastodonte era el único en su especie que poblaba el continente americano y su presencia ha sido detectada en norte y Sudamérica. En Nicaragua se han encontrado fósiles en Jalapa, Pueblo Nuevo, Valle de Sébaco y actualmente en Puerto Díaz.

Por su parte, el Arqueólogo del INC, Ramiro García Vásquez se trasladó al lugar conocido como el Cerro La Quesera, y luego de una inspección, manifestó que los restos fosilizados de vertebrados fueron encontrados entre seis a siete metros de profundidad aproximadamente.

Como parte del esfuerzo que realiza el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en el rescate y la preservación de restos arqueológicos a través del Instituto Nicaragüense de Cultura, está desarrollando en el país el salvamento, promoción y difusión de la paleontología.

El Mastodonte de La Quesera

Los restos paleontológicos, -denominado “El mastodonte de La Quesera”, hallazgo realizado en el mes de abril del 2008 en el Sitio Paleontológico Cerro La Quesera, Meseta de Hato Grande, Puerto Díaz, Chontales-, se descubrieron en el perfil este de la excavación que se realizaba una empresa constructora para instalar las pilas para agua potable.

El doctor Incer Barquero manifestó que el nombre de mastodonte significa literalmente “con dientes en forma de tetas” y añadió que éste existió en el continente americano hace cuatro millones de años y se fue extinguiendo debido a la cacería de los primeros paleo indios que invadieron el actual territorio de Nicaragua.

A juicio del arqueólogo García Vásquez, lamentablemente en Nicaragua no existe ningún tipo de colección vinculada a los grandes vertebrados extintos “y para realizar nuestro trabajo tuvimos que recurrir a la poca bibliografía que tenemos disponible, con el propósito de clasificar taxonómicamente al espécimen se realizaron las medidas biométricas de los restos que reunían elementos diagnósticos para el caso y se observó a través del microscopio y una lupa electrónica el patrón de desgaste en el fragmento más grande de una de las piezas dentales, además se tomaron en cuenta otras características óseas”, agregó el especialista en arqueología.

El estado de conservación de la rama mandibular del mastodonte del cerro de La Quesera, “es excelente”, sostuvo el arqueólogo.

Aún se observa concentración de cemento dental en baja densidad y otros 14 fragmentos corresponden a la parte de la corona dental y las otras fracciones a la raíz dental del animal.

Además en algunos fragmentos dentales se puede observar el desgaste no muy marcado y el esmalte bien conservado. “Esto nos hace inferir que la muestra fósil que tenemos pudiera corresponder a un espécimen adulto maduro y probablemente se trate de un macho”.

también te puede interesar