Ciencia y Tecnología

Hawking y el devorador del tiempo

El destacado físico británico Stephen Hawking inauguró en la Universidad de Cambridge, Reino Unido, un reloj que algunos ya consideran el más extraño del mundo

Stephen Hawking
Stephen Hawking. | AP

Redacción Central |

El destacado físico británico Stephen Hawking inauguró en la Universidad de Cambridge, Reino Unido, un reloj que algunos ya consideran el más extraño del mundo

El reloj no tiene números ni manecillas, pero en su esfera -chapada en oro- hay 60 hendiduras, que se iluminan para indicar la hora.

Sobre él se desplaza un gigantesco saltamontes, bautizado como “cronófago”, o “devorador del tiempo”.

Cada paso que da, marca un segundo y sus movimientos generan destellos de luces azules que viajan por la esfera hasta detenerse en la hora exacta.

Pero el reloj sólo indica la hora con precisión cada cinco minutos.

El resto del tiempo las luces sólo sirven de adorno.

Homenaje a John Harrison

Hawking, profesor de matemáticas en Cambridge y autor de “Historia del Tiempo: Del Big Bang a los agujeros negros”, fue el huésped de honor en la ceremonia de inauguración del reloj, en el colegio de Corpus Christi.

Su creador, John Taylor, se especializa en la medición del tiempo y dijo que su intención es fomentar el interés en este ámbito científico.

En la fabricación del reloj, a un costo de US$1,8 millones, trabajó un equipo de ocho ingenieros y artesanos, durante cinco años.

Taylor diseñó el aparato como homenaje al fabricante de relojes inglés John Harrison, quien resolvió el problema de la longitud en el siglo XVIII.

Harrison también inventó el escape saltamontes, un pequeño dispositivo interno que libera el engranaje de un reloj cada vez que oscila su péndulo.

Taylor, de 72 años de edad, dijo que su saltamontes también sirve para recordar que “el tiempo es un destructor: cada minuto desaparece algo que uno no puede recuperar jamás”.

El inventor le regaló el reloj a Corpus Christi, el colegio en que estudió en la década de 1950.

también te puede interesar