Ciencia y Tecnología

Alertan de inminente era de hielo de 60 a 80 años por baja de la actividad solar

La reciente rotura del glaciar argentino Perito Moreno, inusual por haberse producido en pleno invierno austral, no fue debida al cambio climático

Glaciar Perito Moreno
Vista del túnel natural formado en un de los lados del glaciar Perito Moreno, cerca de la ciudad argentina de El Calafate. | AP

Redacción Central |

La reciente rotura del glaciar argentino Perito Moreno, inusual por haberse producido en pleno invierno austral, no fue debida al cambio climático

La Universidad Autónoma de México (UNAM) pronosticó que el planeta Tierra está abocado a una “pequeña era de hielo” de una duración de 60 a 80 años como consecuencia de una disminución de la actividad solar.

La postura de la UNAM fue expresada por el investigador del Instituto de Geofísica de ese centro Víctor Manuel Velasco Herrera, en un acto público en el que sostuvo que la reciente rotura del glaciar argentino Perito Moreno, inusual por haberse producido en pleno invierno austral, no fue debida al cambio climático.

Se trató de un proceso natural provocado por la temperatura y la precipitación del río, opinó.

El especialista indicó en la conferencia “Los derrumbes del Glaciar Perito Moreno” que este tipo de fenómenos naturales ocurren cada dos o cuatro años, “aún en invierno”.

“El proceso comienza cuando la formación, ubicada en uno de los brazos del Lago Argentino, avanza hasta la punta de la península de Magallanes, cubriendo las vías de drenaje”, señaló.

Entonces el corte aumenta veinte metros el nivel del agua, que comienza a ejercer presión y a fracturar, “lo que culmina con el desprendimiento de inmensos bloques de hielo, como el ocurrido el pasado 9 de julio”, explicó.

El Perito Moreno, de unos 200 kilómetros cuadrados de extensión, está situado sobre la cordillera de Los Andes, límite natural entre Argentina y Chile, y es uno de los pocos del mundo que se mantiene estable, sin retroceder como consecuencia del calentamiento global.

El frente del glaciar mide unos 2,8 kilómetros de largo y tiene una altura de unos 70 metros sobre el nivel de las aguas del lago, aunque la pared de hielo llega a su lecho.

En la zona quedan señales de que el glaciar, cuya anterior rotura se produjo en marzo del 2006, era mucho más extenso hace centurias.

Después, Velasco aseveró que los pronósticos del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPPC), donde se informa de que la temperatura va en aumento por el cambio climático, son erróneos.

“Son incorrectos porque solamente están basados en modelos matemáticos y presentan resultados en escenarios que no incluyen, por ejemplo, la actividad solar”, dijo.

Agregó que dentro del cambio climático hay factores internos como los volcanes y la actividad humana, y externos como la solar.

“Curiosamente al astro nunca se le ha visto como un agente de enfriamiento, sino de calentamiento, pero tiene los dos papeles”, apuntó.

En la actualidad, aseguró, el mundo vive una etapa de transición donde la actividad solar disminuye considerablemente, “así que, en dos años aproximadamente, habrá una pequeña era de hielo que durará de 60 a 80 años”, y la consecuencia inmediata de ello, agregó, será la sequía.

“En este siglo los glaciares van en aumento”, como se puede observar en la Cordillera de los Andes, con Perito Moreno, con Logan, la montaña más alta de Canadá, y con el glaciar Franza-Josef, de Nueva Zelanda, concluyó.

también te puede interesar