Ciencia y Tecnología

El cambio climático aumenta la temperatura en el Ártico y enfría la Antártica

Los polos sur y norte sufren la influencia de las radiaciones solares y de los gases de efecto invernadero, aseguraron investigadores

Redacción Central |

Los polos sur y norte sufren la influencia de las radiaciones solares y de los gases de efecto invernadero, aseguraron investigadores

El Ártico y la Antártida son polos opuestos también cuando se trata de los efectos del cambio climático, dado que en el norte el hielo se está derritiendo pero en el sur se registran poderosos vientos que generan un descenso en las temperaturas, dijeron científicos el viernes.

Los polos sur y norte sufren la influencia de las radiaciones solares y de los gases de efecto invernadero, aseguraron investigadores en una entrevista telefónica, antes de publicar un reporte sobre el tema en la revista Eos.

Sin embargo, la Antártida también recibe el impacto del agujero en la capa de ozono, cuyos efectos son mucho más álgidos durante el verano austral.

“Toda la evidencia apunta hacia los efectos causados por la actividad humana, que juegan un rol muy importante en los cambios que vemos en los polos, y es muy difícil encontrar evidencia que contradiga esto”, afirmó Jennifer Francis, una científica atmosférica de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

Una revisión de varios estudios anteriores sobre el clima en los polos, que será publicada el 6 de mayo en Eos, “reduce mucho más los argumentos de aquellos que insisten en que el cambio climático provocado por la actividad humana no debería preocuparnos”, señaló Francis en una entrevista telefónica.

En el Ártico, Francis y los co-autores de su investigación dijeron que el calentamiento causado por las emisiones de dióxido de carbono se ha combinado con las variaciones naturales climáticas para crear “una perfecta tormenta ártica”, que generó una dramática desaparición de hielo marítimo el año pasado.

Los científicos afirman que aquella tendencia posiblemente se mantendrá.

“Las variaciones naturales del clima y el calentamiento global están trabajando juntos y han enviado al Ártico a un nuevo estado en que hay mucho menos hielo marítimo”, sostuvo James Overland, oceanógrafo de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos.

“Hay muy pocas probabilidades de que el clima regrese a las condiciones que presentaba hace 20 años”, agregó.

En la Antártida, el agujero en la capa de ozono añade un nuevo factor a los ya complicados patrones climáticos, de acuerdo al Gareth Marshall, del Servicio Británico en la región.

Los cambios en la presión atmosférica que van junto a la reducida capa de ozono en la estratosfera son responsables por un incremento en los vientos que provienen del oeste y pasan por el océano, en latitudes situadas al norte de buena parte de la Antártida.

Aquellos vientos aíslan a la mayoría del continente del impacto del calentamiento global, sostuvo Marshall. La excepción es la Península Antártida, que llega a partes de Sudamérica, donde los efectos del calentamiento han sido dramáticos, aseguró.

también te puede interesar