Ciencia y Tecnología

Apuestan los científicos por profundizar el estudio de los océanos a través de satélites

El objetivo es ofrecer datos más precisos y funcionales sobre su evolución e interacción con el clima

Redacción Central |

El objetivo es ofrecer datos más precisos y funcionales sobre su evolución e interacción con el clima

Científicos del espacio y oceanógrafos apostaron en París por profundizar en el estudio de los océanos a partir de los satélites, con el objetivo de ofrecer datos más precisos y funcionales sobre su evolución e interacción con el clima.

La evolución de estas aplicaciones es “esencial” para alcanzar la máxima precisión en la medida de los océanos y proporcionar datos más fiables sobre su comportamiento en relación al clima, afirmó el jefe del proyecto de la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (Eumetsat), Francois Parisot.

En este sentido, Parisot destacó la aportación futura del satélite Jason-2, que será lanzado el próximo 15 de junio desde la base californiana de Vandenberg (EEUU), para mejorar las mediciones oceánicas desde el espacio.

El nuevo satélite, que fue presentado en rueda de prensa en París, “no es una revolución, sino la continuación en el desarrollo de instrumentos oceanográficos”, señaló Parisot.

Jason-2 es el primer satélite de la Misión Topográfica de la Superficie de los Océanos (OSTM) iniciada por el Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES), la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Eumetsat.

Con su puesta en órbita se da el primer paso de la “hoja de ruta” diseñada para el estudio de los océanos desde el espacio para los próximos veinte años.

Jason-2 complementará el trabajo de los satélites Topex-Poseidon y Jason-1 y será complementado por otros en el futuro.

El satélite servirá para cartografiar los cambios de nivel de la superficie del mar ligados a las grandes corrientes marinas y estudiar el relieve de los fondos oceánicos.

Además, el satélite permitirá estudiar los remolinos, las mareas y los fenómenos estacionales climáticos, como el caso del “Niño”.

Según los científicos, estos datos son esenciales para elaborar boletines oceanográficos en tiempo real, parecidos a los meteorológicos, y avanzar previsiones climáticas a dos semanas vista.

Serán también útiles para conocer la altura media de las olas y la velocidad de los vientos, datos importantes para la navegación civil y militar.

Jason-2 estará equipado con un altímetro que medirá con una precisión de dos centímetros la altura del satélite en relación al mar, la velocidad del viento y la altura de las olas, y un radiómetro que detectará las perturbaciones debidas al agua presente en la atmósfera.

Con una vida estimada de cinco años, el satélite costará un tercio menos que su predecesor.

también te puede interesar