Ciencia y Tecnología

Científicos rusos niegan que cosmonautas hayan practicado sexo en el espacio

Aseguraron que tampoco tienen datos de que lo hayan hecho astronautas de la NASA estadounidense

Redacción Central |

Aseguraron que tampoco tienen datos de que lo hayan hecho astronautas de la NASA estadounidense

Científicos rusos negaron este miércoles que los cosmonautas hayan practicado sexo en el espacio y aseguraron que tampoco tienen datos de que lo hayan hecho astronautas de la NASA estadounidense.

“Nunca he oído hablar de sexo en órbita. En nuestro país no hubo tales experimentos, y no hay episodios que confirmen que cosmonautas hayan practicado sexo durante alguna expedición espacial”, afirmó el subdirector del Instituto de Problemas Médico-Biológicos (IPMB) de la Academia de Ciencias rusa, Valeri Bogomólov.

Un portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia (CCVE) negó asimismo a la agencia Interfax que sus cosmonautas hayan hecho el amor en el espacio.

Los representantes del IPMB y del CCVE comentaron así un artículo publicado aún en el año 2000 por el diario británico “The Guardian” que se ha vuelto a poner de actualidad en Rusia, según el cual científicos rusos y norteamericanos habrían establecido en la práctica que la clásica postura del “misionero” es imposible en condiciones de ingravidez.

En particular, según la publicación, en 1996 la NASA habría realizado un estudio especial para establecer cómo es mejor hacer el amor en el espacio, y por medio de simulación por ordenador habría escogido diez de un total de veinte posturas modeladas.

Posteriormente, dos astronautas habrían ensayado esas posturas en condiciones de falta de gravitación terrestre, reconociéndose solo cuatro de ellas como aptas para el sexo orbital, siempre según la publicación, que cita el diario digital ruso Newsru.com.

Bogomólov dijo no tener datos de que la NASA haya realizado tales experimentos, e insistió en que el programa cósmico y la medicina espacial rusas nunca se han planteado ese problema.

“Desde luego, los cosmonautas son seres de carne y hueso, pero en toda la historia de los vuelos cósmicos este asunto jamás ha creado problemas”, aseguró.

Rusia posee la mayor experiencia mundial de vuelos pilotados al espacio de larga duración, de un promedio de seis meses, a las estaciones orbitales: la antigua legendaria plataforma soviética Mir y la actual Estación Espacial Internacional (EEI).

El récord absoluto de permanencia ininterrumpida en el espacio pertenece al médico ruso Valeri Poliakov, quien entre el 8 de enero de 1994 y el 22 de marzo de 1995 sumó 437 días, 17 horas y 58 minutos a bordo de la estación orbital Mir.

Otro récord lo ostenta el veterano cosmonauta ruso Serguéi Krikaliov, quien en total acumula una experiencia récord de 803 días de estancia en el cosmos, en vuelos realizados a la Mir y la EEI tanto en naves rusas como en transbordadores estadounidenses.

Bogomólov recordó que el mes pasado seis voluntarios rusos, entre ellos una mujer, concluyeron un período de aislamiento de dos semanas en módulos especiales, en un experimento preparatorio del proyecto “Marte-500”, que simulará un vuelo tripulado al Planeta Rojo con una duración de 520 días.

Ninguno de esos voluntarios se quejó de la abstinencia sexual, enfatizó el científico.

Añadió que en los próximos dos experimentos, de 105 y de 520 días, no se prevé la participación de mujeres ni de parejas.

“Los integrantes de esos experimentos aún no han sido escogidos, pero consideramos que en ellos no deben participar mujeres, pues no pueden aguantar las mismas sobrecargas que los hombres”, explicó el subdirector del Instituto de Problemas Médico-Biológicos ruso.

también te puede interesar