Ciencia y Tecnología

Alga invade corales y amenaza a arrecifes en el Pacífico norte de Costa Rica

La zona más afectada es el Golfo de Papagayo, un sitio de alto desarrollo turístico

Redacción Central |

La zona más afectada es el Golfo de Papagayo, un sitio de alto desarrollo turístico

Los arrecifes coralinos del Pacífico norte de Costa Rica podrían desaparecer debido a la acción de un alga invasora que reemplaza la flora nativa asociada al coral y afecta la cadena alimenticia de los pólipos, informó este lunes una fuente oficial.

Un estudio de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR) reveló que en algunos puntos del Pacífico costarricense hay arrecifes donde el 95 por ciento del coral ha muerto a causa de esta alga (Caulerpa sertularioides), que además compite por luz y espacio con los delicados pólipos que forman el coral.

La zona más afectada es el Golfo de Papagayo, un sitio de alto desarrollo turístico, donde además del daño a los corales, hay sectores donde el 80 por ciento del fondo marino está cubierto de esta alga, que propicia un ambiente monótono.

El ministro de Ambiente y Energía, Roberto Dobles, dijo que ya está al tanto de los alarmantes resultados del estudio de la UCR, y que ahora el reto es combatir la propagación de esta especie invasora.

Dobles reconoció que esta será una “labor difícil”, pero que las autoridades tratarán de acatar las recomendaciones de los expertos y, por ejemplo, iniciar extracciones manuales del alga en ciertos momentos del año.

Además, propondrán “un reglamento para actividades turísticas”, pues el alga se mueve de un lugar a otro arrastrada por botes y “sin acciones apropiadas va a continuar afectando los ecosistemas, los corales y economía en general por los posteriores efectos en el turismo y la pesca”, aseguró el ministro.

La “Caulerpa sertularioides” está presente en México, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia. Posee una gran capacidad de adaptación y se propaga fácilmente por las corrientes marinas y sobre todo por los barcos que navegan en diferentes aguas.

La investigación de la UCR resalta que esta especie no es completamente nueva en las costas del Pacífico de América, ya que entre 1988 y 1989, se documentó que fue la causante de la desaparición del 100 por ciento del coral nodoso en la uva, en el Golfo de Chiriquí, en Panamá.

En Costa Rica, la elevada presencia de esta alga invasora empezó a detectarse entre el 2001 y 2003, sobre todo en playas de alta afluencia turística, donde anclan gran cantidad de botes.

también te puede interesar