Ciencia y Tecnología

Los jesuitas se preparan para evangelizar Second Life

Los misioneros católicos han recorrido desde siempre los lugares más peligrosos de la Tierra para difundir la palabra de Dios. Ahora, hacen acopio de valor para adentrarse en los reinos virtuales de

Second Life
Portada de Second Life. | La Voz del Sandinismo

Redacción Central |

Los misioneros católicos han recorrido desde siempre los lugares más peligrosos de la Tierra para difundir la palabra de Dios. Ahora, hacen acopio de valor para adentrarse en los reinos virtuales de Second Life

En un artículo del periódico romano de la orden jesuita La Civilta Cattolica, el académico Antonio Spadaro animó a sus compañeros católicos a no temer entrar en un mundo virtual, que podría ser un fértil campo de cultivo para nuevas conversiones de quienes deseen ser mejores personas.

“No es posible cerrar nuestros ojos a este fenómeno o apresurarse a juzgarlo,” dijo Spadaro. “En lugar de ello, es necesario entenderlo (…) Y la mejor forma de entenderlo es meterse dentro.”

Second Life es un juego de simulación en el que los participantes pueden crear una versión virtual de sí mismos o avatar e interactuar con otras personas en un mundo tridimensional.

Según explica su página internet, Second Life tiene una población de más de 8 millones de residentes y millones de dólares cambian de manos cada mes.

“¿Hay ciberespacio para Dios?,” pregunta Spadaro en su artículo, en el que informa de que ya existen iglesias y templos de incontables religiones. Cita a un musulmán sueco que dice que su avatar reza con la misma regularidad con la que ora en la vida real.

Spadaro advierte a los legos de que “la dimensión erótica está muy presente” en Second Life, que la gente puede comprar genitales para sus avatares en un mundo que está “abierto a cualquier forma de estimulación erótica, desde la prostitución a la pedofilia.”

Sin embargo, aunque el entorno virtual podría ser un refugio para quienes buscan evadirse del mundo real, está también lleno de gente buscando algo más de la vida, incluyendo, posiblemente, la iluminación religiosa, explicó.

también te puede interesar