Ciencia y Tecnología

Test genético, dañino para mujeres en tratamiento de fertilidad

El sorprendente resultado de un ensayo clínico controlado que incluyó a más de 408 mujeres es un importante revés para una tecnología que se usa cada vez más

Redacción Central |

El sorprendente resultado de un ensayo clínico controlado que incluyó a más de 408 mujeres es un importante revés para una tecnología que se usa cada vez más

El control genético previo a la implantación embrionaria, frecuentemente considerado la mayor esperanza para las mujeres que se someten a un tratamiento de fertilización in vitro (FIV), no es efectivo y reduce las tasas de embarazo, informaron científicos.

El sorprendente resultado de un ensayo clínico controlado que incluyó a más de 408 mujeres es un importante revés para una tecnología que se usa cada vez más en las clínicas de fertilidad de todo el mundo.

Las parejas que buscan un bebé con ayuda de la ciencia pueden llegar a pagar entre 3000 y 5000 dólares por un test de control genético de los embriones antes de su implantación.

El proceso consiste en el estudio de la composición genética de los embriones antes de su transferencia al útero, para asegurar que son saludables y que sobrevivirán.

Pero mientras que el concepto es muy aceptable, investigadores daneses hallaron que el control en las mujeres de 35 a 41 años realmente empeora las cosas.

Luego de 12 semanas, solo el 25 por ciento de las pacientes sometidas a FIV y cuyos embriones habían sido controlados estaban embarazadas, comparado con el 37 por ciento de gestaciones en un grupo de control.

Las tasas finales de nacimientos con vida también fueron menores en las mujeres sometidas a investigación genética de sus embriones, respecto de las del grupo de control, con porcentajes del 24 y el 35 por ciento respectivamente.

Por qué el control genético disminuye la posibilidad de que un embarazo llegue a término no está claro, pero Sebastiaan Mastenbroek, del Centro Médico Académico de la Universidad de Amsterdam, dijo que el responsable sería el propio test.

“Es posible que la biopsia de una célula de un embrión en estadio temprano, tres días después de su concepción, dañe el potencial de un embrión de implantarse con éxito, pese a que el efecto de la biopsia en las tasas de embarazo no se ha estudiado”, señaló Mastenbroek en un comunicado.

POSIBLES CAUSAS

Generalmente, los embriones habrán alcanzado un estadio de desarrollo de ocho células al tercer día, pero a veces podría haber solo cuatro células, lo que haría más riesgoso el procedimiento.

Otro factor sería la limitada cantidad de cromosomas que pueden ser analizados, lo que conduciría a la transferencia de embriones que parecen normales pero que en verdad contienen fallas.

En tanto, también existen muchos embriones “mosaico”, es decir aquellos en los que una única célula no refleja correctamente la estructura genética del todo.

Mastenbroek y sus colegas presentaron su trabajo en la reunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE por su sigla en inglés), en Lyon, Francia.

La investigación también fue publicada en Internet por New England Journal of Medicine, junto con una recomendación del equipo de que el control genético previo a la implantación embrionaria no se realice más rutinariamente en las mujeres de mayor edad que se someten a una terapia de FIV.

Los expertos en fertilidad dijeron que los hallazgos eran una llamada de alerta para los médicos y demostraban la necesidad de efectuar más investigaciones sobre los beneficios, si los hay, del diagnóstico genético previo a la implantación.

también te puede interesar