Ciencia y Tecnología

Las dietas tienen resultados similares y escasos

Cualquier dieta logra que una persona rebaje entre tres y cinco kilogramos de su peso, pero según los estudios esos kilos regresan al cuerpo al cabo de unos cinco años

Redacción Central |

Cualquier dieta logra que una persona rebaje entre tres y cinco kilogramos de su peso, pero según los estudios esos kilos regresan al cuerpo al cabo de unos cinco años

Washington – Casi todas las dietas tienen el mismo resultado y ninguno es permanente en la lucha contra la obesidad, un problema que podría tener el estrés como una de sus causas principales, según revelaron dos estudios difundidos este lunes, dijo la agencia EFE.

En un informe publicado por la revista Annals of Internal Medicine, el doctor Michael Dansinger, del Centro Médico Tufts de Nueva Inglaterra, en Boston, señaló que cualquier dieta logra que una persona rebaje entre tres y cinco kilogramos de su peso.

Pero, irremediablemente en la mayoría de los casos, esos kilos regresan al cuerpo al cabo de unos cinco años, indicó.

Lo mismo ocurre con los medicamentos concebidos para promover la pérdida de peso, los cuales no son efectivos en última instancia, añadió.

Pero no todo es tan malo como parece y cuando se logra una reducción del peso, aunque sea modesta durante un lapso superior a los cinco años, esta se mantiene con importantes beneficios para la salud y la prevención de la diabetes, dijo el facultativo.

El problema de la obesidad es considerado una epidemia en Estados Unidos donde alrededor de un 60 por ciento de la población está excedida de peso.

Según estudios de los Institutos Nacionales de la Salud, la obesidad es la principal causa de varias enfermedades además de la diabetes, entre ellas las cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Paralelamente, otro estudio publicado por la revista Nature Medicine reveló que un grupo de científicos ha descubierto un mecanismo biológico de la obesidad activado por las tensiones psicológicas.

El descubrimiento fue hecho en ratas de laboratorio que revelaron un importante aumento de peso, tras haber sido sometidas a una intensa presión psicológica al tiempo que se les proporcionaba una dieta de alto nivel calórico.

Estudios anteriores habían señalado que aún cuando el estrés agudo puede hacer perder peso a una persona, las presiones crónicas, como la inseguridad laboral, promueven un aumento de ese peso.

Mary F. Dallman, profesora de fisiología de la Universidad de California, manifestó en un artículo que acompaña al estudio que las presiones a que se ve sometida una persona y la existencia de alimentos de alto nivel calórico explicarían la crisis de epidemia de obesidad que vive el país.

Como en el caso de las dietas con resultados decepcionantes en la mayoría de los casos, también en el descubrimiento del estrés como factor de obesidad, hay un aspecto positivo.

Los investigadores del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Georgetown, indicaron que al bloquearse las señales de ese mecanismo activado por el estrés se puede prevenir la acumulación de grasa en ciertos sectores del cuerpo o aumentarla en otros.

Esto abre un nuevo campo de enorme importancia cosmética y con él se podría eliminar grasa y moldearla en lugares “estratégicos” del cuerpo de una persona.

“Esto podría ser revolucionario”, dijo Zogia Zukowska, bióloga de la Universidad de Georgetown que dirigió la investigación.

también te puede interesar