Ciencia y Tecnología

La misión “Phoenix” partirá el 3 de agosto para estudiar el agua en Marte

Washington – La NASA puso hoy en marcha los preparativos finales para lanzar el próximo 3 agosto la sonda “Phoenix“, cuya misión será casi exclusivamente el estudio del agua en Marte

Polo norte marciano
La NASA puso hoy en marcha los preparativos finales para lanzar el próximo 3 agosto la sonda 'Phoenix', cuya misión será casi exclusivamente el estudio del agua en Marte. Esta imagen, facilitada por la Agencia Europea del Espacio (ESA), muestra una vista cercana del polo norte marciano con capas de agua helada y polvo. | EFE/ESA

Redacción Central |

Washington – La NASA puso hoy en marcha los preparativos finales para lanzar el próximo 3 agosto la sonda “Phoenix“, cuya misión será casi exclusivamente el estudio del agua en Marte

La nave llegó hoy al Centro Espacial Kennedy, en el estado de Florida, abordo de un avión de carga de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que la llevó hasta las instalaciones de la NASA desde Colorado, donde se concluyó el montaje y se probaron sus equipos e instrumentos.

“Esa fue una etapa crucial para nuestra misión”, manifestó Peter Smith, científico de la Universidad de Arizona e investigador principal del programa “Phoenix”.

Después del montaje, “las pruebas han demostrado que los instrumentos son capaces de cumplir las más altas exigencias de esta misión”, agregó.

La nave robótica deberá descender sobre una región del Polo Norte marciano en la próxima primavera (mayo de 2008) y utilizará un brazo robótico y otros instrumentos para determinar si el suelo de ese planeta tuvo un ambiente idóneo para el desarrollo de la vida microbiana, informó hoy la agencia espacial estadounidense.

Entre esos instrumentos se incluye un pequeño horno para separar los minerales contenidos en las muestras.

Los científicos también tratarán de determinar las circunstancias ambientales que convirtieron a Marte en un cuerpo árido tras haber sido, según se cree, un planeta húmedo en el que tal vez existieron las condiciones para el desarrollo de la vida.

La existencia de agua en Marte fue confirmada hace tres años por los vehículos exploradores “Spirit” y “Opportunity” de la NASA, y otros estudios han indicado que el líquido congelado podría estar muy cerca de la superficie.

Según informó la NASA en un boletín, el 3 de agosto fue elegido porque ese es el mejor momento para realizar un lanzamiento de la nave robótica con el menor consumo posible de combustible.

La geometría orbital de Marte y de la Tierra hacen que este año sea particularmente favorable para enviar una nave que descienda en el extremo norte de Marte en el momento en el que la luz solar esté en su máximo, agregó.

“Las llanuras árticas (de Marte) son el lugar adecuado para el paso siguiente en la exploración del planeta y este es el momento preciso para viajar hasta allí”, señaló Leslie Tamppari, científico del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

“Esperamos tocar el hielo marciano por primera vez en lo que constituye un gran avance en la estrategia” de la NASA de investigar los depósitos del líquido en la superficie del planeta, agregó.

Tamppari añadió que el momento del descenso de “Phoenix” ha sido calculado de tal manera que aprovechará al máximo la luz del sol para cargar sus paneles y mantener un flujo constante de energía para el funcionamiento de sus instrumentos.

“El vehículo necesitará energía solar y llegaremos para realizar una misión de tres meses justo en el momento en que termina la primavera en el hemisferio norte de Marte”, dijo.

La NASA señaló que las pruebas finales comenzarán este fin de semana y serán seguidas, el 15 de mayo, por la instalación del escudo térmico y una prueba de separación del cohete Delta II que la pondrá en órbita.

Durante la última semana de mayo se harán pruebas sobre el funcionamiento del radar de descenso, así como una verificación de los sistemas de lanzamiento.

En los últimos días del mes también se realizarán pruebas de verificación de ingreso, descenso y “aterrizaje” sobre la superficie marciana.

“Phoenix” es la primera misión del programa concebido por la NASA con la intención de hacer la mayor economía posible y utilizará la estructura de una nave y algunos de los componentes ideados para una misión que fue cancelada en 2001.

Con todo avanzando sin problemas hacia la fecha del lanzamiento, los científicos de la NASA esperan que ésta no sufra el destino de otras sondas enviadas al planeta.

“Polar Lander” se perdió cuando intentaba descender en diciembre de 1999, mientras que “Mars Surveyor” fue cancelada tras la suerte corrida por “Polar Lander” y la pérdida de la nave gemela “Mars Climate Orbiter”, dos meses antes.

La NASA señaló que los problemas en esas misiones se debieron a fallos en las pruebas, incluyendo la conversión del sistema anglosajón de medición al sistema métrico decimal.

también te puede interesar