Ciencia y Tecnología

Un informe constata el alarmante impacto del cambio climático en la Tierra

Los expertos en cambio climático plasmaron sobre el papel este viernes los alarmantes impactos del calentamiento global, algunos de ellos ya visibles, en un texto en el que se han medido las palabras para hacer concesiones a los grandes dirigentes del Planeta

Glaciar Sermeq Kujalleq
Un barco pesquero viaja en el fiordo Ilulissat, sobre la costa occidental de Groenlandia. El glaciar Sermeq Kujalleq, uno de los más activos del mundo, retrocedió más de cinco km en dos años. |

Redacción Central |

Los expertos en cambio climático plasmaron sobre el papel este viernes los alarmantes impactos del calentamiento global, algunos de ellos ya visibles, en un texto en el que se han medido las palabras para hacer concesiones a los grandes dirigentes del Planeta

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Evolución del Clima de la ONU (IPCC) insiste en varios mensajes: nadie escapará al calentamiento global que golpea sobre todo a los más pobres y si la temperatura aumenta más de 2 ó 3 grados con relación a 1990, entonces habrá “impactos negativos en todas las regiones” del mundo, lo que conllevará la extinción de entre 20% y 30% de las especies animales y vegetales.

Las poblaciones de las regiones árticas, subsaharianas, de los grandes deltas de Asia y de las zonas costeras son las más expuestas al desastre. “Las pequeñas islas se quedan solas”, recordó el copresidente del grupo de trabajo, Martin Parry.

En los países africanos el proceso de adaptación a la subida del nivel de las aguas de los océanos podría representar entre 5 y 10% del Producto Interior Bruto (PIB), un costo insalvable para los más pobres.

Los expertos desglosan los efectos por continentes y sectores de actividad y en cada caso esbozan espantosas perspectivas, corroboradas por estudios y datos.

“Hemos utilizado 29.000 series de datos diferentes”, insistió uno de los principales autores del estudio sobre Europa, Joseph Alcamo, de la Universidad alemana de Kassel, muy molesto por los intentos de algunos países como China y Estados Unidos de edulcorar el mensaje científico.

“Algunas objeciones carecían de razones científicas”, se quejó el profesor Alcamo. “Algunos países intentan minimizar los peligros”, agregó.

Por petición de Estados Unidos casi todas las cifras han desaparecido del resumen, la parte más visible del estudio, ya que el informe en sí contiene 1.400 páginas.

Algo que no ha impedido a Washington hacer un comentario llamativo. “Este informe insiste en lo que el presidente (George W. Bush) lleva un tiempo diciendo sobre la gravedad de este desafío y la necesidad de responder a él”, afirmó el principal responsable en cuestiones medioambientales de la Casa Blanca, James Connaughton.

El informe destaca el aumento de la temperatura con respecto a 1990, que determina un agravamiento en los impactos y ha pasado de los 2 grados previstos en las primeras versiones del resumen a valores de entre 2 y 3 grados.

Los resúmenes de este grupo deben adoptarse por consenso, por lo que a menudo prevalece el mínimo denominador común, reconoció un delegado occidental.

“La Unión Europea quería una señal fuerte, Estados Unidos fue quisquilloso”, estimó otro delegado que no pertenece a ninguno de los dos grupos. “Pero no os engañéis, todos los datos figuran siempre en el informe completo y constituyen un mensaje fuerte”, agregó.

Esta voluntad de obstrucción es un mal augurio para las próximas citas internacionales, como la cumbre de los países más industrializados (G8) en junio.

La canciller alemana Angela Merkel, cuyo país preside este semestre la Unión Europea (UE), reiteró su intención de abordar el tema del clima y exigió “una acción rápida y enérgica” de la comunidad internacional.

El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, consideró que el informe respondía al objetivo fijado por la UE de limitar el calentamiento planetario a 2 grados centígrados por encima de la temperatura de la era preindustrial.

En el apartado científico del informe publicado en febrero, el IPCC estimó que las temperaturas habrán subido entre 1,8 a 4°C en 2100 con respecto a 1990, y no descartó un aumento de hasta 6,4°C.

La segunda sección sobre el impacto “expone muy claramente las graves consecuencias que el cambio climático tendrá sobre todos nosotros”, aseguró Dimas.

Las Organizaciones No Gubernamentales como Greenpeace, Amigos de la Tierra o el Fondo Mundial para la Naturaleza estiman, por su parte, que el carácter urgente del informe requiere una respuesta del mismo tipo por parte de los gobiernos.

también te puede interesar