Ciencia y Tecnología

La NASA revela la pérdida anual de la masa de hielo en el Ártico

Washington – El Ártico recuperó en el 2005 muy poco de la masa de hielo que pierde cada año y ese problema puede persistir en el futuro debido al calentamiento global, reveló un estudio del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA

Ártico
El Ártico recuperó en el 2005 muy poco de la masa de hielo que pierde cada año y ese problema puede persistir en el futuro debido al calentamiento global, reveló hoy un estudio del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. | EFE. Archivo

Redacción Central |

Washington – El Ártico recuperó en el 2005 muy poco de la masa de hielo que pierde cada año y ese problema puede persistir en el futuro debido al calentamiento global, reveló un estudio del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA

Un comunicado de JPL señaló que la reposición de esa masa perenne de hielo es esencial para que se mantenga la cubierta de hielo estival en el Ártico.

“Estamos viendo una tendencia hacia la disminución de la cubierta perenne”, manifestó Ron Kwok, científico de JPL.

“Nuestro estudio sugiere que, como media, la zona de hielo estacional que sobrevive al verano tal vez no sea lo suficientemente grande como para mantener una cubierta estable de hielo perenne, especialmente ante la aceleración del calentamiento climático y la disminución el hielo marino en el Ártico”, señaló.

Kwok agregó que las conclusiones del estudio complementan las de otra investigación que en el otoño del 2006 constató que se había producido una disminución de 14 por ciento en la masa de hielo perenne entre el 2004 y el 2005.

“La falta de reposición sugiere que la declinación podría persistir en el futuro cercano”, dijo JPL.

El comunicado explicó que la capa de hielo perenne fluctúa como consecuencia del deshielo estival y el desplazamiento de hielo fuera de la zona del Ártico.

Cuando el hielo perenne, que tiene un espesor de unos tres metros, se pierde como resultado de esas fluctuaciones es sustituido por una capa más tenue. Esta se derrite al verano siguiente y o no es lo suficiente espesa como para mantener la cubierta perenne.

Según Kwok, los últimos estudios indican que el hielo perenne se reduce entre el siete y el 10 por ciento en cada década.

“Nuestro estudio proporciona los primeros cálculos confiables sobre la forma en que varía la reposición del hielo al fin del verano cada año”, según señala.

Kwok utilizó datos aportados por el satélite QuikScat de la NASA para analizar seis ciclos anuales de hielo perenne entre el 2000 y el 2006.

El científico descubrió que tras el deshielo estival del 2005, solo sobrevivió el cuatro por ciento de los casi 2,5 millones de kilómetros cuadrados de masa estacional que se había formado en el verano anterior.

JPL indicó que esa fue la menor reposición de hielo detectada en el estudio y como resultado la cubierta de hielo perenne en enero del 2006 fue 14 por ciento menor que en el mismo mes anterior.

también te puede interesar