Ciencia y Tecnología

Apagón solidario en Sydney

Todas las luces de Sydney, la mayor ciudad de Australia, se apagaron durante una hora este sábado, en una acción convocada por grupos ecologistas destinada a alertar sobre el cambio climático y sus consecuencias

Redacción Central |

Todas las luces de Sydney, la mayor ciudad de Australia, se apagaron durante una hora este sábado, en una acción convocada por grupos ecologistas destinada a alertar sobre el cambio climático y sus consecuencias

A las 19.30 hora local el perfil de la ciudad se oscureció, y construcciones tan conocidas como la sede de la ópera o el puente del puerto dejaron de verse.

La “Hora de la tierra”, como la denominaron los convocantes de la iniciativa, fue respaldada por el gobierno de Nueva Gales del Sur, grupos ecologistas y las empresas y negocios de la ciudad.

Sydney, con cuatro millones de habitantes, pretendía convertirse en la primera ciudad del mundo en llevar a cabo un apagón de estas dimensiones.

Logística complicada

Según el corresponsal de la BBC en Sydney, Phil Mercer, la ciudad nunca había estado sumida en esta oscuridad, ya que las luces se apagaron en la mayoría de negocios y oficinas del distrito financiero, así como en muchas áreas residenciales de la ciudad.

Greg Bourne, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, según sus siglas en inglés), una de las asociaciones responsables de la iniciativa, explicó que preparar el apagón llevo meses de trabajo.

“La logística fue bastante complicada, ya que cada edificio es propiedad de una compañía diferente, y alberga a decenas de pequeñas empresas. Pese a ello, trabajar con toda esa gente ha sido increíble”, afirma Bourne.

Muchos restaurantes de la ciudad se unieron a la iniciativa y sirvieron las cenas a la luz de las velas.

Reducción de emisiones

Los organizadores de esta acción pretenden concienciar a los australianos para que no malgasten energía y animarles a que piensen seriamente en lo que cada uno puede hacer para reducir la polución.

Cada día millones de luces y computadoras se dejan encendidas en las oficinas, y, según los organizadores de la acción, apagándolos se podrían reducir en Sydney en un 5% las emisiones de gases con efecto invernadero en el próximo año.

Australia es uno de los mayores productores de dióxido de carbono y de otros gases que se cree contribuyen al calentamiento del planeta.

también te puede interesar