Ciencia y Tecnología

El río de la Plata y el río Bravo, entre los más amenazados del mundo

Ginebra – Los ríos de la Plata y Bravo se encuentran entre las diez cuencas hidrográficas más amenazadas del mundo, según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)

Foto satelital del Río de la Plata
Foto satelital del Río de la Plata, límitrofe de Uruguay y Argentina, en peligro según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza. | AFP

Redacción Central |

Ginebra – Los ríos de la Plata y Bravo se encuentran entre las diez cuencas hidrográficas más amenazadas del mundo, según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)

Cinco ríos de Asia, el Yangtzé, Mékong, Saloen, Ganges e Indus, de los que dependen más de 870 millones de personas, se cuentan también entre los que están en máximo riesgo, de acuerdo al mismo reporte.

Además, el estudio considera la confluencia del río Nilo con el lago Victoria en Africa, así como el Murray-Darling en Oceanía y el río Danubio en Europa en serio peligro.

“Mala planificación y protección inadecuada de zonas naturales no nos permiten estar seguros de que el agua de los ríos seguirá fluyendo”, advierte el informe de WWF, publicado el martes con ocasión del Día Mundial del Agua, el 22 de marzo.

Si no se toman medidas, “existirán cada vez más problemas para acceder al agua”, aseguró Jamie Pittock, director del Programa Global del organismo para el agua dulce.

El río de la Plata, además del Danubio y el Saloen (un río que se inicia en el Tíbet y desemboca en el mar birmano), se hallan amenazados debido a las represas y los proyectos de infraestructura para la navegación acuática, que representan el mayor peligro para los recursos de agua dulce.

El Fondo ha sugerido el empleo del transporte en tren en lugar del desarrollo de la navegación, como un posible paliativo.

Según el reporte, el empleo excesivo de agua para la agricultura y el consumo humano, “amenaza con secar completamente el río Grande (conocido como río Bravo en México) y el Ganges”.

El Indus está en peligro por las extracciones excesivas de agua y por el calentamiento climático, debido a su dependencia de las aguas provenientes de los glaciares del Himalaya.

En Africa, el incremento de las temperaturas representa “potenciales efectos devastadores para la pesca e incluso la paz, en la árida región del Nilo y el lago Victoria”, agrega el informe.

El Mékong es víctima de la sobrepesca y el Yangtzé se halla asfixiado debido a la polución generada por las industrias.

El consumo de agua dulce ha aumentado el doble que la población, lo que significará en 2025 que más de un 60% de las personas en las regiones más afectadas tendrán dificultades para acceder al vital elemento, según un estudio del Instituto de Estocolmo para el Medio Ambiente.

también te puede interesar