Ciencia y Tecnología

Viacom demanda a Google y YouTube por 1.000 millones de dólares

Nueva York – El grupo de medios Viacom lanzó un ataque abierto contra Google y YouTube, al presentar una demanda por piratería y reclamar 1.000 millones de dólares de indemnización, poniéndose al frente de las acciones emprendidas para hacer retroceder al gigante de internet

Fotografía de la página de YouTube
Fotografía de la página de YouTube el 13 de marzo de 2007. El grupo de medios Viacom demandó a Google y YouTube por piratería y reclama 1.000 millones de dólares de indemnización, poniéndose al frente de las acciones emprendidas para hacer retroceder al gigante de internet. | AFP

Redacción Central |

Nueva York – El grupo de medios Viacom lanzó un ataque abierto contra Google y YouTube, al presentar una demanda por piratería y reclamar 1.000 millones de dólares de indemnización, poniéndose al frente de las acciones emprendidas para hacer retroceder al gigante de internet

Viacom (cadenas MTV, Comedy Central, estudios Paramount…) endureció su posición tras meses de negociaciones en las que no obtuvo satisfacción sobre una “justa compensación” reclamada al sitio de videoclips YouTube por violación de derechos de autor.

Google respondió que confía en que los tribunales estarán de su lado, afirmando que YouTube “ofrece oportunidades reales a los destinatarios indicados”, permitiéndoles interactuar con los usuarios, promover sus contenidos a una “joven y creciente audiencia”, introduciéndose en el mercado de publicidad en línea.

“Ciertamente no permitiremos que esta demanda sea una distracción para el continuo crecimiento y la fuerte performance de YouTube y su capacidad para atraer más usuarios, más tráfico y construir una comunidad más sólida”, afirmó el gigante de Internet en un comunicado.

Viacom ya había dado un ultimátum a comienzos de febrero, exigiendo a YouTube el retiro de 100.000 videos pirateados de sus emisiones. YouTube retiró muchos, pero numerosos otros todavía figuran en el sitio, porque diariamente los internautas incluyen nuevos.

Viacom demandó a Google y YouTube por “violación masiva e intencional de derechos de autor” y explica que exige “más de 1.000 millones de dólares por daños e intereses, así como una decisión por la que se prohíba a Google y YouTube de violar los derechos de autor en el futuro”.

Viacom argumenta que “cerca de 160.000 clips no autorizados extraídos de sus emisiones fueron difundidos en YouTube” y que esos clips fueron vistos “más de 1.500 millones de veces”.

Viacom lanza un ataque a fondo contra las actividades de YouTube y Google, las que tendrían “un modelo económico claramente ilegal”, basado en ingresos publicitarios provenientes de contenidos pirateados, en momentos en que otros distribuidores alcanzaron acuerdos para legalizar su difusión.

El gigante del entretenimiento encabeza así la batalla de una parte de los medios clásicos -cadenas de televisión, estudios de cine, grupos de prensa, editoriales- que demandan a Google o YouTube, pero también a otros grupos de internet, por piratería.

Varias editoriales acudieron a la justicia para impedir que Google lleve a cabo su proyecto de digitalizar grandes obras de literatura, y otros grupos de prensa, entre ellos la Agencia France-Presse, por el uso de su información en las páginas de actualidad de Google. En algunos casos, Google alcanzó acuerdos para compartir beneficios.

Google perdió recientemente un juicio contra periódicos belgas, que alegaron que el sitio de actualidades de Google Bélgica violaba sus derechos de autor al incluir artículos y fotos sin autorización.

La mayoría de los medios sin embargo prefieren por el momento llegar a un acuerdo con Google, YouTube y otros sitios, a cambio de una promesa de división de beneficios publicitarios, aunque en el caso de YouTube esos ingresos todavía no existen.

Según Martin Olausson, analista del gabinete Strategy Analytics, los juicios contra los sitios de internet, se inscriben en un enfrentamiento más vasto, entre lo viejo y lo moderno, que deberá terminar en un compromiso.

“Actualmente existen muchas fricciones entre los medios establecidos, propietarios de los contenidos y los nuevos medios de internet, que alcanzaron gran popularidad, como YouTube o MySpace. Tienen dos modelos diferentes: hacer pagar los contenidos o poner publicidad en torno a contenidos creados por otros”, explicó.

“Los primeros no tratan de destruir a Google, que no sería destruida aunque tuviera que pagar 1.000 millones de dólares, sino lograr un acuerdo satisfactorio para todos”, según él.

“El sector de medios debe encontrar aún un modelo durable que respete los derechos y los beneficios de todos. Habrá cada vez más juicios de este tipo contra los incorporadores de contenido a internet y la situación empeorará antes de mejorar”, concordó Carmi Levy, analista del gabinete Infotech.

también te puede interesar