Ciencia y Tecnología

Las televisiones se alían con Google

Los canales españoles negocian la emisión legal de sus programas en la red

Noche Hache en YouTube
Noche Hache en YouTube. |

Redacción Central |

Los canales españoles negocian la emisión legal de sus programas en la red

Los fans de Héroes ya no tienen que esperar a que el canal temático Sci-Fi o las televisiones autonómicas lancen al aire la serie. Internet pone a su disposición los capítulos pocos minutos después de que se emitan en la estadounidense NBC. A veces, incluso se pueden descargar con subtítulos en español. Alguien, en algún lugar del mundo, se ha encargado de traducirlos a toda velocidad. Portales como Torrentz.com ofrecen antes de nadie las series que triunfan en EE UU. Prison Break, House, Mujeres desesperadas, Anatomía de Grey, Las chicas Gilmore o la propia Héroes son las más demandadas en ese portal, situado en el limbo del ciberespacio, ya que a menudo carece de los derechos para difundir o intercambiar estos contenidos.

Para muchos espectadores, la pequeña pantalla es ya un instrumento obsoleto. El boom de YouTube, el portal de vídeos de alcance planetario, está empezando a cambiar la forma de ver la televisión. En enero, los internautas españoles se descargaron más de tres millones y medio de vídeos en YouTube. Éste es, sin duda, el líder del mercado, según los datos de Nielsen/NetRatings España, que sitúa en las siguientes posiciones a Goo-gle Video (747.000), Lycos Europe (712.000), Yahoo!Movies (633.000), Estrenos DivX (559.000) y Metacafe (511.000).

YouTube crece a velocidad de vértigo. En julio de 2006 tenía una audiencia mundial (exceptuando Japón) de 47,2 millones de usuarios, cifra que representaba un crecimiento del 495% en el primer semestre del año. Este portal de intercambio de vídeos saca una ventaja sideral a sus competidores. La citada empresa de medición online otorga a Metacafe una audiencia de 4,1 millones en el mismo periodo, con un aumento del 302%.

En España, las cadenas y las productoras miran todavía de reojo a Internet, aunque el incremento del acceso a través de banda ancha ha disparado el consumo de vídeos y de televisión en la Red. En este sistema de difusión, las audiencias siguen su propio ritmo. Tele 5 lidera el sector, con 905.000 usuarios únicos al mes, según los datos recogidos el pasado enero por Nielsen/NetRatings. El segundo canal más visto en la Red es Cuatro (656.000), seguido de Plus.es (553.000), la televisión autonómica catalana TV-3 (530.000), Vocento TV (455.000), Antena 3 (426.000) RTVE (325.000) y La Sexta (189.000).

Quienes ven la televisión en Internet tienen poco en común con los que conectan el tradicional televisor. Son, sobre todo, jóvenes y están acostumbrados a manejar las nuevas herramientas tecnológicas para asomarse a la televisión (el ordenador o el teléfono móvil). Una encuesta difundida por la BBC revela que el 47% de los británicos ha reducido el tiempo que dedica a la televisión para invertirlo en ver vídeos a través de Internet o del móvil. Tres de cuatro internautas afirman que a finales de 2006 veían más vídeos a través de los nuevos soportes que un año antes y el 28% de los jóvenes de entre 16 y 24 años confesaba que usaba este sistema al menos una vez por semana. Los grandes operadores (la BBC y la ITV) ofrecen ya a los internautas la oportunidad de crear su propia televisión a través de Internet. Son auténticas parrillas a la carta, programaciones a la medida de los espectadores confeccionadas por ellos mismos a través del ordenador. Es el milagro iTunes, un servicio que todavía no ha tomado posiciones en España.

Pero no todo lo que puede ver en Internet tiene los papeles en regla. El gigante mediático Viacom (propietario de MTV, Comedy Central o Nickelodeon) ha exigido a YouTube la retirada de más de 100.000 clips pirateados de sus canales de televisión. Estos vídeos que nutren YouTube (el sitio para compartir vídeos online adquirido por Google a finales de 2006 por 1.300 millones de euros) se han visto ya 1.200 millones de veces sin el permiso de Viacom.

Para evitar que le lluevan las demandas, Google está obligada a llegar a acuerdos con los dueños de los derechos. En España, Antena 3 está en conversaciones con YouTube para “intentar llegar a un acuerdo de colaboración”, según explica un portavoz de la cadena. Cuatro, que difunde sus vídeos por su propia web y por otros muchos sitios en la Red (Google Video, YouTube, iTunes o ELPAÍS.com), ha suscrito acuerdos con algunas de estas compañías para distribuir sus productos más emblemáticos (aquellos sobre los que tiene derechos), como Noche Hache o Los guiñoles de Canal +, además de piezas de los informativos o del espacio juvenil Cuatrosfera.

La difusión en Internet de sus contenidos es vista por La Sexta como una fórmula “de promoción de la marca y de la cadena, que ayuda a relanzar el producto”. La productora Endemol España, responsable de programas de fuerte tirón entre el público de la televisión convencional (entre ellos Operación Triunfo, ¡Mira quién baila! y Gran Hermano), considera que “las imágenes de alrededor de un minuto son como un spot promocional que puede incluso servir para crear una comunidad de fans en torno al programa de que se trate”. Pero subraya que si en Internet se cuelgan capítulos o emisiones completas puede entrar en colisión con el derecho a la propiedad intelectual. “No se puede usar libremente la obra de otro: y en este supuesto caso se estudiarían las medidas oportunas”.

Para evitar conflictos sobre propiedad intelectual Google ha puesto en marcha estrategias para sellar acuerdos en todo el mundo. En algunos casos, las negociaciones se presumen largas y complicadas. Como la que mantiene con CBS, una de las tres grandes cadenas generalistas de Estados Unidos, para poder difundir vídeos de The late show with David Letterman o de la serie forense CSI. Del rumbo de estas negociaciones dependerá el éxito de la revolución televisiva que se avecina.

también te puede interesar