Ciencia y Tecnología

Enterrar el dióxido de carbono reduciría la emisión de gas invernadero

Washington – Almacenar el dióxido de carbono bajo la superficie terrestre podría reducir la emisión en la atmósfera de ese gas invernadero, uno de los principales factores del cambio climático, sugirió un científico estadounidense

Planeta Tierra
Planeta Tierra. | Internet

Redacción Central |

Washington – Almacenar el dióxido de carbono bajo la superficie terrestre podría reducir la emisión en la atmósfera de ese gas invernadero, uno de los principales factores del cambio climático, sugirió un científico estadounidense

En un artículo de la sección “Perspectivas” de la revista “Science”, el geólogo Daniel Schrag, del Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra de la Universidad de Harvard, señala que esa es una de las ideas menos exploradas para reducir el problema.

Hasta ahora las principales vías consideradas para frenar el cambio climático tienen que ver con la reducción en el uso de los combustibles fósiles, que son el principal factor en la emisión de gases invernadero que contaminan la atmósfera.

La otra es la búsqueda de fuentes alternativas de energía que no produzcan esas emisiones.

Estas estrategias son esenciales, pero la que está más lejos de llevarse a cabo es la que Schrag llama “el secuestro” del dióxido de carbono bajo la superficie terrestre.

El científico asegura que el procedimiento sería una importante forma de controlar la presencia del dióxido de carbono en la atmósfera hasta que surja una fuente energética más limpia.

Según Schrag, la clave del problema es el carbón, la principal fuente del dióxido por encima de la quema de otros combustibles, incluyendo la biomasa.

Pero, al contrario del petróleo o el gas natural, cuya producción debería declinar a mediados de siglo, el carbón que hay en el mundo durará varios siglos, según pronostica.

“Aun con enormes mejoras en la eficiencia y niveles fenomenales en el uso de la energía nuclear, solar, eólica y de la biomasa, el mundo seguirá dependiendo del carbón”, especialmente Estados Unidos, Rusia, China, India y Australia, que tienen el 75 por ciento de las reservas mundiales, según Schrag.

El científico manifiesta que, aunque no se ha medido su posibilidad de filtración en períodos prolongados, existen “repositorios” donde se podrían almacenar miles de millones de toneladas del gas.

Entre ellos incluye acuíferos salinos, yacimientos abandonados de petróleo y gas natural, así como la capa sedimentaria del fondo marino.

Según Schrag, el problema para llevar a cabo “el secuestro” del dióxido de carbono es la falta de voluntad política.

El científico indica que Estados Unidos y el mundo necesitan el “secuestro” del carbono, “no ahora mismo sino que pronto y en una enorme escala”.

Agrega que el “desafío ahora es asegurar que la tecnología esté lista para cuando, finalmente, se tome una acción política seria contra el cambio climático”.

también te puede interesar