Ciencia y Tecnología

Calentamiento global demanda esfuerzo mundial

Río de Janeiro – Para evitar los efectos catastróficos del calentamiento global, como la desertización de los bosques lluviosos de la Amazonia, todos los países, tanto ricos como pobres, deben hacer su parte, dijo la ministra brasileña del Medio Ambiente, Marina Silva

Redacción Central |

Río de Janeiro – Para evitar los efectos catastróficos del calentamiento global, como la desertización de los bosques lluviosos de la Amazonia, todos los países, tanto ricos como pobres, deben hacer su parte, dijo la ministra brasileña del Medio Ambiente, Marina Silva

El panel sobre cambio climático de Naciones Unidas publicó el viernes un reporte en el que reforzó su postura de que es muy posible -con un 90 por ciento de probabilidad- que la actividad humana sea la responsable del incremento de la temperatura de la Tierra en los últimos 50 años.

Con el aumento de la temperatura mundial de la Tierra se producen también incrementos en los niveles del mar, huracanes más devastadores, inundaciones y la expansión de los desiertos y sequías, indicó el reporte.

La zona amazónica brasileña, donde están los bosques lluviosos más grandes del mundo que han sido llamados los pulmones de la Tierra, podría enfrentar cada vez más sequías, lo que en el pasado coincidió con altas tasas de deforestación.

“La humanidad debería hacer todos los esfuerzos para evitar esto, no sólo en la amazonía sino también en los bosques del planeta que están siendo amenazados,” aseveró Silva a Reuters en una entrevista telefónica realizada el viernes por la noche.

Cuarenta y seis naciones abogaron el sábado por la creación de una agencia medioambiental más poderosa, bajo el argumento de que supervivencia de la humanidad estaba bajo riesgo, pero Estados Unidos, China y Rusia no firmaron la petición.

Silva señaló que incluso si las naciones en vías de desarrollo como Brasil no hicieran su parte, si países desarrollados como Estados Unidos no contribuyen a disminuir las emisiones de carbono, las sociedades posiblemente fracasarían en su intento por desacelerar el calentamiento global.

“Echarse la culpa unos a otros no resuelve nada. Todos tienen que hacer su parte,” dijo. “Los ricos están culpando a los (países) pobres y los pobres a los ricos, cuando todos estamos corriendo el riesgo de ver esta catástrofe,” agregó.

Silva afirmó que las naciones necesitaban modificar sus modelos de desarrollo para afrontar un cambio en el medio ambiente.

“Brasil está considerando cambiar el paradigma sobre cómo se desarrolla el crecimiento económico bajo variables medioambientales,” dijo al agregar que el actual debate no está limitado al medio ambiente.

La vasta mayoría de la generación de energía eléctrica de Brasil proviene de represas hidroeléctricas. Si esas reservas sufren una sequía prolongada, el crecimiento económico se verá gravemente afectado, tal como ocurrió en el 2001 tras un racionamiento energético.

también te puede interesar