Ciencia y Tecnología

Proponen determinar “zona roja” en internet

Nueva York – La principal agencia reguladora de internet ha revivido una propuesta de crear una “zona roja” en línea, después de que se añadan regulaciones más fuertes para prohibir la pornografía infantil y se etiqueten las páginas de contenido sexual

Redacción Central |

Nueva York – La principal agencia reguladora de internet ha revivido una propuesta de crear una “zona roja” en línea, después de que se añadan regulaciones más fuertes para prohibir la pornografía infantil y se etiqueten las páginas de contenido sexual

El uso del nombre de dominio propuesto _”.xxx”_ permanecería voluntario, pero cualquier sitio porno que eligiera usarlo en vez del más popular “.com” se vería sujeto a los nuevos términos emitidos el viernes por la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados (ICANN, por sus siglas en inglés).

La idea de un dominio “.xxx” ha generado considerable oposición de grupos conservadores e incluso de algunos sitios pornográficos en la red.

Pero funcionarios del ICANN dijeron que inicialmente rechazaron la propuesta en mayo del 2006, no debido a la oposición a ésta, sino por temores en torno a que la agencia pudiera quedar en una posición difícil de tener que aplicar todas las leyes del mundo que regulan la pornografía. Hicieron notar que, en ocasiones, las leyes de libertad de expresión de varios países están en conflicto con las de algunos otros.

La nueva propuesta no aborda directamente ningún conflicto potencial con leyes vigentes, pero requiere que la compañía que la respalda, ICM Registry Inc. de Jupiter, Florida, contrate organizaciones independientes para monitorear a los sitios de pornografía en acatamiento a las nuevas disposiciones.

ICANN, la agencia ubicada en Marina del Rey, California, designada por el gobierno de Estados Unidos para regular las políticas que gobiernan los nombres de dominios, se mostró abierta a recibir comentarios del público en torno a la propuesta, pero no indicó cuándo dará su dictamen.

Si es aprobada, se requeriría que ICM ayude a desarrollar mecanismos para promover la seguridad de los infantes y evitar la pornografía que explota a niños, “incluyendo prácticas que atraen a pedófilos o sugieren la presencia de pornografía infantil en el sitio”.

Los sitios pornográficos tendrían que participar en un sistema autodescriptivo de sus contenidos para así ser clasificados, probablemente uno de la Asociación de Clasificación de Contenidos de Internet. Bajo éste, las páginas añadirían etiquetas de identificación de contenidos en base a criterios como la presencia de desnudos o si el contexto es artístico o educacional, tal como ocurren con sitios que incluyen información sobre madres en lactancia.

Relativamente pocas páginas participan actualmente en ese sistema, aunque la mayoría de los navegadores de internet tienen mecanismos para leer las etiquetas a través de sus filtros.

ICM también tendría que desarrollar herramientas automatizadas para verificar el cumplimiento de estas reglas y proporcionar a los usuarios formas para reportar violaciones a las mismas.

también te puede interesar