Ciencia y Tecnología

La NASA, la CIA y una primicia para leer lo que pensamos

Bajo una supuesta “forma inocente e investigativa” la NASA, emparentada directamente con la CIA y el espionaje del espacio, acaba de inventar un sistema que permitirá, bajo condiciones determinadas, y electrodos mediante, poder conocer qué piensa el ser humano en determinadas circunstancias. O no tan determinadasDe manera subliminal, los conejillos de Indias pondrán su cabecita

Redacción Central |

Bajo una supuesta “forma inocente e investigativa” la NASA, emparentada directamente con la CIA y el espionaje del espacio, acaba de inventar un sistema que permitirá, bajo condiciones determinadas, y electrodos mediante, poder conocer qué piensa el ser humano en determinadas circunstancias. O no tan determinadas
De manera subliminal, los conejillos de Indias pondrán su cabecita

Pero no será solo esto. Resultará subliminal, e inocente, el mecanismo para saber què pensamos por ejemplo, cuando tomamos café. O debajo del agua. Y podremos comunicarnos con otras personas. O en los monitores conocerán de nuestras preocupaciones y/o necesidades inmediatas.

Qué engaño más grande traman, en silencio. Podrán entonces, “legitimado por estudios”, saber lo que un preso político no quiere decir o lo que nunca delatará.

Pero además, podrán las máquinas, manejadas por los humanos, manipular lo que no dijo y hasta inventar lo que desean que diga.

Aquí la información de Prensa Latina:

La agencia espacial estadounidense (NASA) anunció hoy que desarrolla un dispositivo que convierte los pensamientos en palabras, lo que puede ser útil para los astronautas y los buzos..

El equipo fonador creado por Chuck Jorgensen, del Centro Ames de la NASA en Silicon Valley, California, consiste en unos electrodos que captan las señales nerviosas del cerebro a la garganta y las traduce en voz sintetizada.

Unos pequeños electrodos se colocan bajo la barbilla a ambos lados de la nuez, donde se concentran las señales nerviosas enviadas por el cerebro a la garganta.

Cuando las personas hablan el cerebro envía señales a las cuerdas vocales, algo que también ocurre cuando piensan o vocalizan palabras sin pronunciarlas, explicó Jorgensen.

El científico quiere en un futuro mejorar el programa para enriquecer el discurso.

“Podremos detectar si el individuo está tomando una taza de café o si se siente feliz o triste” mediante las señales que captan los electrodos, dijo.

Pretende también poder convertir los pensamientos en palabras a través de aparatos que no tengan que entrar en contacto directo con la piel.

Un dispositivo con un principio similar, también es desarrollado por científicos de la Universidad de Carnagie Mellon en Pittsburgh.

La diferencia es que los electrodos captan los movimientos musculares de la cara y el cuello para recoger los patrones de voz y convertirlos en texto, con un efecto similar al de una película doblada.

también te puede interesar