Ciencia y Tecnología

Calentamiento transformaría selva del Amazonas en sabana

Río de Janeiro – El calentamiento global podría provocar el fin de la mayor selva tropical del mundo y transformaría al Amazonas en un enorme pastizal hacia el fin del siglo

Amazonas
La selva del Amazonas vista desde el aire. | Internet

Redacción Central |

Río de Janeiro – El calentamiento global podría provocar el fin de la mayor selva tropical del mundo y transformaría al Amazonas en un enorme pastizal hacia el fin del siglo

De acuerdo con José Antonio Marengo, meteorólogo del Instituto Nacional de Investigación Espacial, si el calentamiento global se mantiene sin control provocará una disminución en las lluvias y las temperaturas subirán sustancialmente en esa región de enorme riqueza ecológica.

“Estamos trabajando con dos escenarios: el peor de ellos y un segundo más optimista. El caso más grave contempla incrementos en la temperatura de entre cinco y ocho grados centígrados hasta el 2100, con un decremento en las lluvias de entre 15% y 20%. Este tipo de situación transformaría la selva del Amazonas en un territorio parecido a una sabana”, indicó Marengo.

Este terrible panorama supone que no se adopte ninguna medida para frenar el calentamiento global y que la deforestación siga avanzando a su tasa actual, añadió el investigador.

El escenario más optimista, que supone que los gobiernos comenzarán a adoptar medidas más drásticas para detener el calentamiento global, tendría incrementos de temperatura en la región del Amazonas de entre tres y cinco grados centígrados y una disminución de lluvias de entre el 5% y el 15%, indicó Marengo.

“Si se controla la contaminación y se reduce la deforestación, las temperaturas podrían aumentar en cinco grados centígrados para el 2100. Dentro de ese escenario, la selva tropical no desaparecerá totalmente”, dijo Marengo.

Los hallazgos del científico forman parte de un estudio de unos 800.000 reales (373.000 dólares) que comenzó hace dos años y continuará hasta el 2010.

El estudio, financiado por el Banco Mundial y el gobierno británico, busca proyectar cambios climáticos que podrían afectar a Brasil en los próximos 100 años.

En una extensión superior a los 4,1 millones de kilómetros cuadrados, la región del Amazonas cubre casi el 60% del territorio de Brasil. Con amplias regiones sin explorar, contiene una quinta parte del agua potable del mundo y aproximadamente el 30% de las especies animales y vegetales del planeta, muchas de las cuales aún no han sido descubiertas.

Aunque Marengo dijo estar optimista de que podrá evitarse el peor escenario, indicó que se necesitará un gran esfuerzo de las naciones industrializadas para que dejen de emitir gases de tipo invernadero, que contribuyen en gran medida al calentamiento global.

Asimismo, destacó que Brasil debe hacer su parte frenando la deforestación y los incendios en la región del Amazonas.

también te puede interesar