Ciencia y Tecnología

Redirección nerviosa podría servir a personas paralizadas

Washington – El uso de una silla de ruedas muchas veces no es el mayor problema para las personas con lesiones de la espina dorsal, sino la pérdida de control del esfínter de la vejiga. El lunes, un grupo de doctores de Michigan inició un experimento para determinar si el redirigir la red nerviosa de los pacientes podría ser la solución

Redacción Central |

Washington – El uso de una silla de ruedas muchas veces no es el mayor problema para las personas con lesiones de la espina dorsal, sino la pérdida de control del esfínter de la vejiga. El lunes, un grupo de doctores de Michigan inició un experimento para determinar si el redirigir la red nerviosa de los pacientes podría ser la solución

Se trata de una operación delicada: Los médicos deben de abrir un área de la espina dorsal y unir dos nervios que generalmente no tienen relación alguna, uno que viene desde la vejiga y el otro desde el muslo, uniéndolos con una sola puntada. Este puente tardará meses en sanar, lo cual representa un angustioso período de espera para los primeros voluntarios.

Si funciona la operación, bastará solamente con rascar el muslo para mandarle una señal a la vejiga para que se vacíe, permitiéndole a los pacientes dejar de emplear catéteres y darles un mayor grado de autonomía, al tiempo de prevenir las infecciones de la vejiga y otras complicaciones graves.

“No tengo nada que perder con esto”, dijo Kevin Bryant, de 19 años y paralizado de la cintura para abajo a consecuencia de un accidente automotor, al abordar el experimento.

Es una técnica desarrollada en China que está empezando a atraer la atención mundial y los cirujanos del Hospital William Beaumont Hospital, en Royal Oak, Michigan, esperan que su nuevo estudio demuestre si el nuevo enfoque puede funcionar para cuando menos algunos pacientes.

“Estamos muy optimistas”, dijo el doctor Kenneth Peters, jefe de investigaciones urológicas en Beaumont, quien encabezó un equipo de médicos que viajó a China en febrero para ver trabajar al doctor Chuan-Gao Xiao en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong.

“Nos dijimos, esto es algo que necesitamos estudiar… para ver si reproducimos esto en Estados Unidos “, dijo Peters, quien invitó a Xiao a la sala de operaciones en Beaumont el lunes. Si los resultados son coherentes, “nos permitiría tratar a estos pacientes que no tienen otras alternativas”.

El primer voluntario del lunes es Kevin Contey, de 49 años y paralizado por un accidente automotor. El jueves, Bryant será operado, al igual que un niño con espina bífida, condición que causa problemas similares.

Luego de la infancia, el cerebro toma el control de la eliminación de orina. La vejiga manda una señal indicando que está llena y cuando la persona está en posibilidades de orinar, el cerebro le dice a la vejiga que se puede vaciar.

Las personas paralizadas o con espina bífida no tienen esa capacidad de control, dejando a los pacientes ya sea incapaces de orinar o siempre mojados, dependiendo de catéteres para vaciar sus vejigas cada cierto número de horas.

también te puede interesar