Ciencia y Tecnología

Astronautas renuevan instalación eléctrica en estación espacial

Cabo Cañaveral – Dos astronautas salieron al espacio el jueves y renovaron el sistema eléctrico de la mitad de la estación internacional, luego que la NASA apagó grandes secciones del laboratorio orbital como medida de seguridad

Estación Espacial Internacional
Robert Curbeam de la misión estadounidense trabaja en las afueras de la Estación Espacial Internacional el 12 de diciembre de 2006. | AFP

Redacción Central |

Cabo Cañaveral – Dos astronautas salieron al espacio el jueves y renovaron el sistema eléctrico de la mitad de la estación internacional, luego que la NASA apagó grandes secciones del laboratorio orbital como medida de seguridad

El estadounidense Robert Curbeam, un veterano de caminatas espaciales, y Christer Fuglesang, de la Agencia Espacial Europea, salieron al espacio una media hora antes de lo programado. Fue la segunda caminata espacial desde que el transbordador Discovery llegó al laboratorio espacial para una visita de siete días de duración.

Cuando el trabajo de renovación esté concluido, permitirá a la nave orbital duplicar el tamaño de su tripulación y agregar dos laboratorios más en los próximos años.

Los controladores de vuelo desde el centro de control informaron con gusto a la estación espacial que la electricidad ya estaba fluyendo a través de dos canales eléctricos conectados por Curbeam y Fuglesang.

“Excelente, excelente”, expresó el astronauta William Oefelein, el cual coordinó la caminata espacial desde el interior de la base orbital, la cual cuenta con una tripulación de tres personas.

Una vez concluida la tarea, la NASA comenzó de inmediato a hacer fluir la energía en sistemas a bordo de una gran sección de la estación espacial, los cuales habían sido apagados como medida de seguridad mientras los astronautas que caminaban en el espacio reemplazaban conexiones eléctricas.

Asimismo, la agencia espacial apresuró la reconexión del sistema de enfriamiento a base de amoniaco antes de que el nuevo equipo eléctrico se calentara, y antes de una hora el sistema ya estaba operando de manera adecuada.

La tarea de Curbeam y de Fuglesang fue conectar al laboratorio espacial con una nueve fuente de energía: dos conjuntos de paneles solares que llegaron en septiembre. La tarea involucró desenganchar tres docenas de mangueras eléctricas y reconectarlas a las nuevas unidades.

Una tercera caminata espacial para el sábado reiterará la tarea de reconexión de cables, pero en el lado contrario de la estación, en el segmento perteneciente a Estados Unidos.

Durante un lapso corto, la NASA debió cortar el jueves el funcionamiento de algunos sistemas.

La mitad de las luces en el sector norteamericano del laboratorio espacial fueron apagadas. Las cámaras de la estación cesaron de funcionar, y algunos conductos de ventilación fueron desactivados. La comunicación entre los sectores estadounidense y ruso de la estación espacial también fue cortada.

Inclusive fue desactivado un detector de humo. La misión de control, como precaución, preguntó al astronauta Nicholas Patrick si olía humo. Patrick dijo que no.

también te puede interesar