Ciencia y Tecnología

Primera ciudad en regular la nanotecnología

San Francisco – El uso de materiales subatómicos como base para la construcción de miles de productos para el consumidor se ha convertido en negocio grande de una manera tan rápida que pocos le están haciendo seguimiento a los efectos que, la llamada nanotecnología, pueda tener sobre el medio ambiente y la salud

Redacción Central |

San Francisco – El uso de materiales subatómicos como base para la construcción de miles de productos para el consumidor se ha convertido en negocio grande de una manera tan rápida que pocos le están haciendo seguimiento a los efectos que, la llamada nanotecnología, pueda tener sobre el medio ambiente y la salud

De allí que la ciudad de Berkeley, en California, tenga la intención de ser la primera en comenzar el intento de regularización de esta naciente y creciente industria.

Se espera que el martes el concejo municipal enmiende su ley de materiales tóxicos para obligar a investigadores y fabricantes a reportar los materiales que estén utilizando en nanotecnología y cómo están manejando sus diminutas partículas.

La meta de la nanotecnología, en el mundo comercial, es desarrollar productos y materiales nuevos cambiando o creando materiales al nivel atómico y molecular. Sin embargo, se desconoce mucho del impacto que esos desarrollos puedan tener, particularmente sobre el medio ambiente y sobre la salud pública.

“La ordenanza es bien importante, y creo que recibirá atención mundial”, dijo David Rejeski, director del Proyecto de Nanotecnologías Nacientes, que está patrocinada por el Centro Internacional Woodrow Wilson para Eruditos y las Fundaciones de Caridad Pew. “Esta es una nueva industria, y hay una falta de regulación a nivel estatal y federal”, destacó.

Rejeski dijo que miles de productos, desde cosméticos hasta detergentes, se fabrican utilizando material construido de partículas del tamaño equivalente a una millonésima parte de la cabeza de un alfiler.

Funcionarios de la ciudad dijeron que la nueva regulación va dirigida mayormente al monitoreo de las nuevas empresas de nanotecnología y pequeños negocios, y no a los trabajos de laboratorios nacionales.

En noviembre, la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA por sus siglas en inglés) dijo que estaba cambiando la política federal que requiere que fabricantes de nanotecnología provean evidencia científica que el uso de lo que ellos llaman “nanoplata” no le hará daño alguno a las vía fluviales ni a la salud pública.

El nanoplata se usa para eliminar gérmenes de las plantas de zapatos, en alimentos almacenados, en ambientadores, maquinas de lavandería y otros productos.

“En realidad esta es una ordenanza vanguardista”, dijo el alcalde de Berkeley Tom Bates, durante la reunión del concejo de la ciudad el 5 de diciembre cuando el tema recibió el apoyo unánime. “La EPA y el gobierno federal básicamente no han mirado a las nonanopartículas”, concluyó.

(Visited 2 times, 1 visits today)

también te puede interesar