Ciencia y Tecnología

China acelera su ofensiva con el sucesor del DVD

PekínChina, que ha preparado su propio tipo de DVD de nueva generación de alta definición, se prepara para acelerar la comercialización de éstos imponiéndolos en el mercado nacional en 2008, según su objetivo de depender menos del extranjero

Azafata en un stand de Sony
Una azafata en el stand de presentación del formato Blu-Ray, de Sony, en el salón de las tecnologías japonés CEATEC | AFP

Redacción Central |

PekínChina, que ha preparado su propio tipo de DVD de nueva generación de alta definición, se prepara para acelerar la comercialización de éstos imponiéndolos en el mercado nacional en 2008, según su objetivo de depender menos del extranjero

Una veintena de industriales chinos, entre ellos pesos pesados como TCL, anunciarán oficialmente la próxima semana el fin de la producción de lectores de DVD en 2008, en beneficio de los lectores EVD (Enhanced Versatile Disc), según el diario oficial China Daily.

Todas estas empresas son miembros de la Alianza Industria por el EVD, fundada tras la decisión de Pekín en 1999 de poner en marcha su propio formato frente a las dos clases existentes: la de Toshiba y NEC (HD-DVD) por un lado y Sony con el apoyo de Matsushita por otro (Blu-Ray).

Actualmente, HD-DVD y Blu-Ray se enfrenta para ser el estándar privilegiado para las ediciones de DVD de alta definición en el mundo. Estas nuevas generaciones deberían ser sucesoras del DVD, de los que China es el primer productor mundial.

Para no depender más de licencias extranjeras y tras disensiones entre los industriales chinos y el poseedor estadounidense del estándar de compresión en el que se basa el EVD, China también ha puesto en marcha sus propios estándares de compresión audio y vídeo: la norma AVS (audio video coding standard), autorizada comercialmente a finales de 2005.

Para algunos expertos, con su fuerte mercado interior, China está hoy en posición de mantener el desarrollo de la industria del EVD.

Un informe del gabinete auditor Deloitte advertía hace dos años de que “el peso creciente de China en la definición de estándares tecnológicos amenazaba la ventaja en la competencia de las empresas occidentales”, aconsejando a éstas “cooperar” con la industria china en lugar de intentar competir con ella.

Aparte del VD, China empuja la creación de sus propios estándares en todos los sectores: redes sin hilos, televisión digital o, uno de los más emblemáticos, la tercera generación de teléfonos móviles.

Los operadores chinos esperan desde hace meses la emisión de licencias para esta 3G hecha en China, el TD-SCDMA, que se opondrá a las normas extranjeras W-CDMA (también llamada UMTS) o CDMA 2000.

Otro ejemplo es el reciente anuncio por la autoridad de radiodifusión china de que los proveedores de servicios deberían utilizar los estándares de China para la difusión de señales de televisión para los teléfonos móviles.

Un investigador citado por la agencia China Nueva subrayó que la introducción de este nuevo estándar, el STiMi (Satellite Terrestrial Interactive Multi-service Infrastructure) “del que China posee los derechos de propiedad intelectual”, mostraba que “tiene una tecnología puntera mundial, y no tendrá que someterse a las normas de otros países”.

Estos cambios obedecen a la voluntad oficial de hacer entrar al país en una era de innovación y saber para no ser simplemente el taller del planeta, algo que ya se ha demostrado en dominios industriales más clásicos: el ferroviario, el aéreo o el nuclear.

también te puede interesar