Ciencia y Tecnología

Novelas y mangas aterrizan en los teléfonos móviles japoneses

Tokio – Tecnófilos a la par que voraces lectores, los japoneses están cada vez más abandonando los libros, los periódicos y los cómics manga impresos por un soporte de lectura mucho más práctico para el transporte público: el teléfono móvil

Hombre observa teléfono
Un hombre observando los teléfonos móviles expuestos en una tienda de electrónica en Tokio el 24 de octubre pasado. | AFP

Redacción Central |

Tokio – Tecnófilos a la par que voraces lectores, los japoneses están cada vez más abandonando los libros, los periódicos y los cómics manga impresos por un soporte de lectura mucho más práctico para el transporte público: el teléfono móvil

Según el instituto de investigaciones de marketing Impress R&D, el mercado de los libros en versión electrónica para teléfonos móviles, inexistente antes de 2002, alcanzó los 4.600 millones de yenes (31 millones de euros) en Japón entre abril de 2005 y marzo de 2006, es decir, cuatro vez más que el año anterior.

Este mercado es tan importante como el de los libros electrónicos para ordenadores personales (PC) y asistentes digitales personales (PDA s), que llegaban en 2005-2006 a sumar 4.800 millones de yenes, subiendo así un 45% interanual.

“El crecimiento fulgurante del mercado de los libros en los móviles se inscribe en un contexto de optimización de funciones de los teléfonos móviles y de las redes de móviles”, explica Impress R&D en un informe.

“A partir de 2004, se ha vuelto técnicamente posible descargar un libro entero en un móvil”, ya que las pantallas son cada vez más anchas y tienen mejor definición, precisa el instituto.

Uno de los sectores con más adeptos a este nuevo tipo de lectura es el de los cómics manga, vendidos en varios volúmenes en los kioscos, que representan la mitad del total de ventas de libros electrónicos móviles. Su lectura es, además, más fácil, porque las viñetas desfilan automáticamente, dando la impresión de estar viendo unos dibujos animados.

Entre los otros géneros de obras, las novelas para adolescentes, los libros de cultura de empresa y de “buenas maneras” para los empleados figuran también en un buen lugar.

Para leerlos, es necesario abonarse a las librerías en línea (de 0 a 315 yenes por mes) y descargarse un programa de lectura gratuito. Cada obra es vendida entre 100 yenes (0,70 euros) y 1.500 yenes (10 euros), según su tipo y su longitud, pero las tarifas son en general inferiores a las ediciones impresas.

Para atraer a los lectores, los sitios ofrecen muchos extractos gratuitos de los libros.

En el portal del servicio AU del segundo operador japonés, KDDI, en la categoría de denshi shoseki (libro electrónico), hay cientos de sitios enlazados, 28 de los cuales son “librerías generales”, 35 están especializadas en los mangas y 27 en las obras fotográficas (eróticas, la mayoría).

El sitio más visitado, Denshishoten papyless , anuncia unos 5.000 títulos disponibles, de diferentes categorías.

Como en una librería a pie de calle, las obras están situadas en estanterías a las que se accede con las teclas del teléfono.

también te puede interesar