Ciencia y Tecnología

Importante descubrimiento de un mausoleo de la cultura Sicán en el Perú

Mochumi, Perú – Una serie de construcciones piramidales que servían de templos funerarios para personas de alto linaje de la cultura de Sicán fue hallada en el norte del Perú, en lo que se constituye en uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de los últimos años en el país

Tumi
Una pieza arqueólógica ceremonial 'tumi' de la cultura pre-colombina Sican fue hallada en la provincia costera de Lambayeque, unos 750 km al norte de Lima y presentada por los arqueólogos en Lima el 21 de noviembre de 2006. | AP

Redacción Central |

Mochumi, Perú – Una serie de construcciones piramidales que servían de templos funerarios para personas de alto linaje de la cultura de Sicán fue hallada en el norte del Perú, en lo que se constituye en uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de los últimos años en el país

El descubrimiento, que fue presentado oficialmente este martes por el presidente Alan García, permitirá entender más sobre la cultura de Sicán, que surgió alrededor de 750 d.C. y sobrevivió seis siglos hasta desaparecer hacia finales del siglo XIV.

Los arqueólogos que participaron en el descubrimiento encontraron en las tumbas piramidales una docena de cuchillos ceremoniales, hechos de una aleación de cobre, plata y oro, pectorales, máscaras y abundante cerámica.

Estos elementos eran ofrendas que se colocaban junto con los cuerpos que eran enterrados allí.

El hallazgo fue hecho en el bosque de algarrobos de Pomac, cerca de las poblaciones de Ferrañafe y Mochumí, unos 800 km al norte de Lima.

Para el peruano Carlos Elera -uno de los directores de la expedición, que tuvo una notoria participación del Japón-, la importancia del hallazgo consiste en que “por primera vez tenemos un conjunto de entierros de la élite que hemos podido documentar íntegramente”.

“Por primera vez tenemos una muestra significativa de entierros, donde se puede ver momentos que están asociados a la gente que tuvo poder en la zona. Parece que el jefe del linaje y sus parientes cercanos se sepultaban en un terreno especialmente preparado para fines funerarios”, dice.

Otro de los jefes de la investigación, el japonés Izumi Shimada (quien trabaja desde hace casi tres décadas en la zona), calificó como muy importante el descubrimiento.

Se trata de “una ciudad religiosa, un asentamiento sagrado, donde en cada excavación hay un cementerio o necrópolis. Eso nos revela que Sicán fue una sociedad muy organizada, cada linaje tuvo inmensos recursos materiales para planificar y mantener un cementerio a gran escala y de acuerdo con esto hemos podido determinar el tamaño de la élite”, dijo.

Esta civilización rendía culto al Señor de Sicán, el personaje de la cultura religiosa más prestigioso del norte de Perú durante 600 años.

La cultura Sicán surgió alrededor de los años 700 a 750 d.C. y se mantuvo vigente hasta 1375, con una etapa de apogeo entre los años 900 y 1100.

En esa etapa de 200 años existieron unos siete a ocho “señores de Sicán”, que representaban en la tierra el poder celestial, al que describían físicamente con máscara de ojos alados y orejas en punta.

Los Sicán desaparecieron, asimilados primero por la cultura Chimú y luego, hacia el siglo XIV, por los incas.

La cultura Sicán -que significa Casa de la Luna en la desaparecida lengua muchik- desarrolló la metalurgia con avanzadas tecnologías de fundición para la época.

Posteriormente, esos metales pasaron a manos de expertos orfebres convirtiéndolos en los delicados e impresionantes ornamentos con oro y piedras preciosas.

El ocaso de la cultura Sicán se inició en 1020 con los estragos de una sequía que duró unos 30 años y luego con inundaciones que profundizaron la crisis y el descontento en el centro religioso.

Pero antes de esos hechos ya existían serios problemas por el costoso culto que exigía el Señor y su cada vez más creciente clase dominante.

Posiblemente el descontento de los empobrecidos pobladores por las exigencias de la clase dominante los llevó a incendiar el sitio ceremonial, considerado como el eje de la vida Sicán, y abandonarlo para fusionarse con la floreciente cultura Chimú.

también te puede interesar