Ciencia y Tecnología

En el tercer mundo, el “boom” de los celulares reciclados

Dexter, Michigan – Ahora que la cifra de teléfonos celulares en el mundo alcanza la marca de 2.500 millones y sigue aumentando, los teléfonos reciclados desempeñan un creciente papel en la difusión de las comunicaciones inalámbricas en el mundo en desarrollo, donde las líneas terrestres pueden ser costosas o imposibles de obtener

Redacción Central |

Dexter, Michigan – Ahora que la cifra de teléfonos celulares en el mundo alcanza la marca de 2.500 millones y sigue aumentando, los teléfonos reciclados desempeñan un creciente papel en la difusión de las comunicaciones inalámbricas en el mundo en desarrollo, donde las líneas terrestres pueden ser costosas o imposibles de obtener

Si bien la mayoría de los teléfonos usados en Estados Unidos suele terminar en un cajón del armario o en la basura, una cifra cada vez mayor es enviada a países como Bolivia, Jamaica, Kenia, Ucrania o Yemen. Y más de la mitad de ellos provienen de una compañía denominada ReCellular Inc.

Con sede en esta pequeña ciudad de Michigan, ReCellular recibe 75.000 teléfonos usados por semana -la mayoría recolectados durante actos de recaudación de fondos de organizaciones de caridad- y repara más de la mitad de ellos para ser vendidos alrededor del mundo. El resto es desarmado para aprovechar sus componentes.

Los ejecutivos de ReCellular dicen que los negocios son buenos no sólo para ellos sino para organizaciones nacionales de caridad, como March of Dimes, que recolectan teléfonos usados para venderlos a ReCellular a fin de recaudar dinero para sus obras.

“Uno puede combinar un negocio, que es rentable, con un servicio útil y una labor caritativa. Es una manera de ganar por partida triple”, dijo Mike Newman, de 32 años, vicepresidente de ReCellular.

Charles Newman, padre de Mike, fundó la compañía en 1991 luego de décadas como empresario en el negocio de venta de computadoras al por menor.

Ese año había unos 16 millones de usuarios de teléfonos celulares a nivel mundial, de acuerdo con cifras de International Telecommunication Union (ITU). Para el 2005 la cifra había aumentado a 2.140 millones de personas, superando las líneas terrestres, que abastecían a 1.260 millones de líneas alámbricas, dijo el grupo.

El uso de teléfonos celulares se acerca casi a la saturación en Estados Unidos, Europa y varios países de Asia. Por lo tanto, la siguiente fase de rápido crecimiento podría provenir de mercados emergentes. En Africa, la cifra de usuarios de teléfonos celulares subió 20 veces en los últimos cinco años, de 3,58 millones en el 2000 a 76 millones en el 2005, dijo ITU.

Cuando ReCellular ingresó al mercado, hace 15 años, manejaba entre 300 y 400 teléfonos celulares al mes.

“Si (en la actualidad) no lidiamos con esa cifra en cuestión de minutos, es porque tenemos un mal día”, dijo Mike Newman.

Se estima que la mayoría de los estadounidenses canjea sus teléfonos por modelos más modernos cada 18 meses como promedio. Por lo tanto, el abastecimiento de teléfonos usados pero en perfecto estado es enorme, señaló Newman. Sin embargo, millones de ellos concluyen guardados en armarios pues la gente no sabe qué hacer con ellos, indicó.

“La mayoría de los usuarios estarían dispuestos a donarlos si supiesen que pueden hacerlo”, dijo.

ReCellular procesa alrededor del 53% de los teléfonos celulares usados revendidos en Estados Unidos, dijo Michael Blumberg, presidente de D.F. Blumberg Associates Inc., una firma de consultoría en Willow Grove, Pensilvania.

Otras importantes empresas dedicadas al mismo negocio incluyen RMS Communications Inc., en Ocala, Florida, y PaceButler Corp. en Edmond, Oklahoma.

En el 2003 ReCellular se mudó de Ann Arbor, una importante ciudad de Michigan, a un parque industrial cercano a Dexter. La población, de unos 1.700 habitantes, se halla a 60 kilómetros al oeste de Detroit.

La compañía tiene una fuerza laboral de 250 personas, unas 200 de ellas contratadas a nivel local, y su expansión tal vez la obligue a buscar otra sede. Los ingresos de la compañía fueron de 40 millones de dólares el año pasado, y este año las ganancias serían aún más altas, informó Newman.

“Estamos en camino de acrecentar (los ingresos) en un 67% este año”, dijo Newman, que decidió incorporarse a la empresa de la familia luego de trabajar como cabildero en Washington para el Sierra Club y posteriormente para la campaña presidencial del demócrata Al Gore en el año 2000.

Las organizaciones de caridad generalmente reciben dos dólares por cada 10 dólares de teléfono donado, dependiendo de su valor, informó Newman.

ReCellular maneja unos 500 modelos de teléfonos. Alrededor del 60% de los teléfonos que llegan a la firma pueden volver a usarse. El resto es utilizado para obtener componentes, o se vende como chatarra.

“Extraemos la mayor cantidad de valor posible”, dijo Newman.

Los teléfonos reacondicionados se venden al por mayor entre 17 y 18 dólares. Los comercios minoristas los venden a 40 dólares o menos, informó Newman.

Esos teléfonos celulares reacondicionados están abriendo las puertas a la comunicación inalámbrica en buena parte del mundo en desarrollo, donde un teléfono celular flamante puede resultar muy caro, dijo Blumberg.

“En ocasiones, una persona en un pueblo es propietaria de un teléfono celular y lo alquila por tiempo de uso”, dijo.

también te puede interesar