Ciencia y Tecnología

Ambientalistas argentinos retoman corte de ruta hacia puente con Uruguay

Buenos Aires – Ambientalistas argentinos de Gualeguaychú, 230 kilómetros al noreste de Buenos Aires, decidieron este domingo en asamblea cortar por tiempo indeterminado la ruta hacia un puente con Uruguay, en protesta por una papelera que se levanta en un río fronterizo

Argentinos de la ciudad de Gualeguaychú
Argentinos de la ciudad de Gualeguaychú, a 230 km de Buenos Aires, cortan una ruta que comunica con Uruguay, en protesta contra la construcción de una planta de pasta de celulosa en el río fronterizo, el 3 de noviembre de 2006. Los pobladores de Gualeguaychú volverán a cortar la ruta el 19 de noviembre para protestar por la decisión del Banco Mundial (BM) de financiar la papelera que la finlandesa Botnia levanta. | AFP

Redacción Central |

Buenos Aires – Ambientalistas argentinos de Gualeguaychú, 230 kilómetros al noreste de Buenos Aires, decidieron este domingo en asamblea cortar por tiempo indeterminado la ruta hacia un puente con Uruguay, en protesta por una papelera que se levanta en un río fronterizo

La decisión fue adoptada en una multitudinaria asamblea que sesionó sobre el puente internacional General San Martín, que une Gualeguaychú con la ciudad uruguaya de Fray Bentos, donde se construye la fábrica de la finlandesa Botnia sobre el río Uruguay.

“A partir de mañana lunes a las 14H00 hora local (17H00 GMT) iniciaremos un corte por tiempo indeterminado”, en la ruta 136, informó Andrés Rivera, dirigente de la Asamblea Ambiental Ciudadana de Gualeguaychú.

Los vecinos y ambientalistas pretenden de esta forma aguardar en la ruta el anuncio que el Banco Mundial (BM) tiene programado hacer este martes sobre el otorgamiento de un préstamo para la planta de pasta de celulosa.

“De este modo queremos mostrarle al BM que seguimos movilizándonos y que no son sólo 100 personas, como ellos dicen, las que adhieren a la protesta contra Botnia”, dijo Gustavo Rivollier, secretario de la Asamblea.

El ambientalista denunció además que “son falsos los informes donde el BM dice que nos han consultado sobre las pasteras y que tienen el consentimiento de la población de Gualeguaychú, porque nunca vinieron”.

El martes el directorio del BM hará pública su decisión sobre el pedido de un crédito solicitado por Botnia y que Argentina pretendía frenar atendiendo al impacto ambiental del emprendimiento y la ausencia de la “licencia social” que deberían otorgar las poblaciones cercanas.

El representante para Asuntos Ambientales de la Cancillería argentina, Raúl Estrada Oyuela, admitió que la entidad aprobará el préstamo de 170 millones de dólares y garantías crediticias por 350 millones, en declaraciones radiales.

Desde la Cancillería se pretende “evitar que se cree entre Argentina y Uruguay un punto de fricción que pueda durar 50 u 80 años” con la construcción de esta planta, enfatizó el funcionario.

El BM también estuvo en el centro de las críticas de Jorge Busti, el gobernador de la provincia de Entre Ríos, donde se encuentra Gualeguaychú.

“Es muy fuerte el lobby de Botnia. Tampoco nos tiene que sorprender. El Banco Mundial hace negocios y ha financiado guerras”, dijo Busti a la porteña radio AM 950.

El gobernador consideró probable el otorgamiento del préstamo, pero anticipó que este lunes funcionarios argentinos van a “realizar un último intento” por frenarlo en una reunión con la Ombudsman de la entidad.

En la ofensiva ante el BM se involucró el propio presidente Néstor Kirchner, quien solicitó mediante una carta que se congelen las decisiones sobre financiamiento mientras esté abierta la instancia judicial en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ).

Por otro lado, también está abierta la instancia de “facilitación” en el conflicto abierta por el enviado del rey de España, Juan Antonio Yáñez, la semana pasada en Buenos Aires y Montevideo.

Pero el BM también está sometido a las presiones del gobierno de Tabaré Vázquez, que insiste en que se liberen los préstamos y en que la planta no contaminará.

“No consideramos ninguna posibilidad de encuentro o de mediación o de diálogo” con Argentina hasta que el BM resuelva sobre el crédito, advirtió el viernes en Washington el ministro de Economía uruguayo, Danilo Astori.

Uruguay y Argentina sostienen un diferendo por la fábrica, que generó denuncias cruzadas en un foro regional y otro internacional.

El gobierno argentino denunció a Uruguay ante la CIJ por reiteradas violaciones del Estatuto del Río Uruguay firmado en la década de 1970 y que regula la administración de la vía fluvial, de soberanía compartida.

En tanto, Montevideo denunció al gobierno de Kirchner ante un tribunal del Mercosur por los prolongados cortes de rutas hacia dos de los tres puentes internacionales, protagonizados por pobladores y ambientalistas en el último año.

también te puede interesar