Alba

Préstamo del ALBA revitaliza empresa

También es fundamental la vigencia del modelo de responsabilidad compartida y la Unidad por el Bien Común

Productos de la empresa Caracol
Productos de la empresa Caracol. | El 19 Digital

Redacción Central |

También es fundamental la vigencia del modelo de responsabilidad compartida y la Unidad por el Bien Común

El modelo de responsabilidad compartida y la Unidad por el Bien Común entre los trabajadores de la empresa Caracol, han sido las claves de su revitalización y de su éxito.

Estos  logros  son visibles por los frutos que han generado desde hace cuatro años, con el financiamiento del Gobierno Sandinista y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), con el préstamo de  452 mil dólares, los que invirtieron en la adquisición de máquinas como: molinos, empacadoras y vehículos repartidores para mejorar su trabajo.

Valentín  Muñoz, Vicepresidente del Caracol, dejó entrever que han logrado la fabricación de riquísimos granos como: pinol, pinolillo, avena en granos y cereales, entre otros. Los que son distribuidos en Managua, Masaya, Granada, León y Chinandega, entre otros.

“Queremos que se den cuenta que somos obreros luchadores. Nosotros tenemos 22 años de estar luchando con la empresa y a veces veníamos solo a ganar para la comida. Ahora contamos con 64 trabajadores en total entre socios y no socios”, enfatizó.

La empresa Caracol nació en 1942 tras varios años de lucha por mantenerse en el mercado. Llegó un momento cuando la unión de los trabajadores les permitió defenderse con las uñas pero pasaron 16 años sumidos en la debacle económica por la entrada al país de empresas transnacionales.

Pedro Joaquín Leiva González, uno de los trabajadores más antiguos de El Caracol, con 19 años de experiencia, aseguró que gracias al ALBA ellos se han mantenido en el mercado y hasta han mejorado la imagen del empacado de sus productos.

“Con el préstamo del ALBA hemos llegado a recuperar el 40 por ciento del mercado que habíamos perdido por la crisis, pero siempre ofreciendo  un producto  100 por ciento natural que es lo que le  gusta a la gente. Hasta hemos llegado a la cadena popular de abastecimiento ENABAS”, mencionó Joaquín Leiva.

Para los trabajadores de dicha empresa las claves de su éxito se deben a la unión que han tenido en los momentos más difíciles. “Hubieron momentos en los que nos tocó trabajar sin pago, solo veníamos por amor a la empresa, por no perderla, ni verla cerrada”, enfatizó Leiva.

Jamileth Morales Ferrufino, Supervisora de empaque del Caracol, aseguró que antes del financiamiento del ALBA, ellos se encontraban completamente bloqueados.

“La mayoría de las personas que trabajamos aquí somos madres obreras que hemos luchado por algo que nos cuesta y lo que cuesta se llega a querer”, afirmó Morales.

también te puede interesar